OpiniónEditorialLas mentiras en un mar de dudas

Las mentiras en un mar de dudas

-

- Publicidad -spot_imgspot_img

Durante los últimos días, después de haber publicado nuestra investigación “Ciberpatrullaje: el nuevo juez de la verdad”, hemos estado reflexionando sobre asuntos que consideramos que deberían tener mayor debate en la sociedad y, especialmente, dentro de las conversaciones de las y los funcionarios del Estado colombiano. 

Durante varios meses investigamos y enviamos derechos de petición a nueve entidades para conocer cómo estaba estructurada la cruzada contra las noticias falsas que se había propuesto el Ministerio de Defensa. Nos encontramos —como lamentablemente suele suceder en este país— con mucha opacidad. Las respuestas han sido insuficientes, incompletas y tardías. Además, el ministro Molano se ha enfocado en estigmatizar y criticar la investigación y las denuncias sobre su actuar, pero no ha ofrecido respuestas suficientes ni se ha tomado en serio las discusiones sobre este tema.

El debate alrededor de las noticias falsas debe ser amplio y requiere diversidad de voces y opiniones que permitan encontrar estrategias para hacerle frente a la desinformación, teniendo en cuenta el respeto de los derechos humanos. En ningún momento desde la FLIP estamos de acuerdo con las campañas de desinformación ni con las noticias falsas. Sin embargo, consideramos que es a través de la alfabetización mediática y de audiencias —y no de la generación de pánico, como piensa el ministro— que se pueden construir sociedades informadas sin afectar el valor democrático de la libertad de expresión. No es claro cómo a través de la “campaña pedagógica” del falso ataque se pretendía incentivar una lucha contra la desinformación. 

En esta misma línea, no es tarea de la fuerza pública hacer juicios sobre lo que a su criterio es verdadero o no. Aterroriza pensar en que uniformados están dedicados a escuchar y a leer a la ciudadanía con el fin de clasificarla y tachar sus opiniones como falsas. Estigmatizar a quien no esté de acuerdo con la institucionalidad es peligroso, equiparar las noticias falsas con el terrorismo —según la fuerza pública ciberterrorismo— también lo es. 

La ley ampara las acciones de ciberpatrullaje en la investigación de delitos como la explotación infantil, el tráfico de personas y animales, y otros crímenes que ocurren en Internet. Lo que es cuestionable es la investigación y criminalización de opiniones e informaciones compartidas por ciudadanos en línea. ¿Cuáles son los intereses de la fuerza pública al incluir organismos de inteligencia, defensa y seguridad en la lucha contra las noticias falsas?

Mientras el ministro Molano responde con ataques, la ciudadanía sigue a la espera de explicaciones claras. ¿Cuál es la justificación del falso ciberataque?, ¿cómo se establecen los criterios para definir si una información es falsa o contraria a la institucionalidad?, ¿cuántos recursos se han invertido en el PMU-Ciber?, y ¿qué información personal y sensible se ha analizado, conservado y transferido? 

Las acciones emprendidas por el Ministerio tienen graves consecuencias en la libertad de expresión y tienen efectos en la autocensura de periodistas y de la ciudadanía en general. La campaña #ColombiaEsMiVerdad y este ciberpatrullaje afectan la libertad de expresión y estigmatizan a las personas que se manifiestan en Internet. Seguiremos investigando asuntos como este porque nuestra misión es trabajar para que en Colombia se garantice la libertad de expresión y de prensa, y el acceso a la información. Durante 25 años en ningún momento hemos buscado intervenir políticamente en los debates del país ni hemos tomado decisiones con base en intereses políticos. Nosotros hacemos activismo en defensa de la libertad de expresión.

(Por: FLIP)

ABRIMOS LA CONVERSACIÓN
_______________________________________________________
¿Periodismo o activismo?: un falso dilema. Por: Ita María Díez, editora de audiencias de Revista Volcánicas. En la sentida rueda de prensa que dio Jineth Bedoya el pasado 18 de octubre, tras conocerse el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos responsabilizando al Estado Colombiano por el secuestro, tortura y violencia sexual que sufrió el 25 de mayo del 2000, desde Revista Volcánicas le preguntamos por la relación entre periodismo y activismo, una dupla que para el periodismo hegemónico es imposible y para las periodistas feministas, indivisible.

Su respuesta fue especialmente relevante y esperanzadora para nosotras y para toda una nueva generación de periodistas y comunicadoras que nos enunciamos desde los feminismos y desde el activismo, que creemos en el poder que tienen el periodismo y la comunicación para disputar el sentido común, para crear nuevos relatos y transformar realidades: “En un tramo de este camino tan doloroso entendí que si no hacía activismo no iba a poder encontrar justicia… y en ese sentido nunca vi incompatibilidad entre el periodismo y el activismo. El activismo que hacen miles de mujeres en el mundo ha cambiado la realidad de sus comunidades”.

Jineth también se refirió en su respuesta a Maria Ressa, la filipina-estadounidense ganadora del Nobel de Paz 2021, una periodista abiertamente opositora del presidente filipino Rodrigo Duterte, y un ejemplo de periodismo y activismo con una postura política clara y transparente que apuesta por contrarrestar la desinformación. Y es que el periodismo de Maria tiene una agenda política clara y transparente y no es “objetivo”, como nos enseña el periodismo tradicional. Es un periodismo que trabaja activamente por la causa de los derechos humanos, que denuncia, informa y demanda, es periodismo activista, como el de Jineth y No Es Hora de Callar.  Por ejercerlo, Maria ha sufrido acoso y persecución judicial y política. Y a pesar de todos los intentos del poder por silenciarla, ella, al igual que Jineth, nunca calló.

Desde Volcánicas, y en general desde el periodismo feminista, ese es justamente el llamado: abortar esa falsa objetividad que, en un mundo patriarcal, es la mirada subjetiva masculina y renunciar a la también falsa ausencia de agendas de los medios. Creemos que la función del periodismo es informar con rigor a la ciudadanía para que pueda tomar decisiones informadas en una democracia y este compromiso implica la defensa de los derechos humanos y, en esa medida, el periodismo que se dice sin posturas, o sin apuestas políticas, está a la defensa del statu quo, que no es más que el patriarcado.

Entonces no se trata de no tener agenda sino de ser transparentes con nuestras audiencias, hacer un pacto ético. Nuestra agenda son los derechos de las mujeres, de todas las mujeres, de las mujeres cis, de las mujeres trans, de las trabajadoras sexuales, de las víctimas de violencias basadas en género, de las niñas, de las adultas mayores, de las trabajadoras domésticas, las migrantes y mujeres rurales, y sabemos que ningún avance en derechos supone retrocesos para otras.

Por eso no creemos en debates de posturas opuestas, porque lo que se opone a esos derechos es discurso de odio y violencia y darle espacio a las narrativas que se oponen a que otras personas, en especial las mujeres, tengan derechos, va contra el propósito mismo de transformar realidades y es lo que siempre han hecho los medios hegemónicos: posar de neutros cuando no hay neutralidad posible frente a las violencias sistemáticas y opresiones históricas. La ambigüedad también manipula y desinforma.

Al final, el periodismo feminista es un arma contra un sistema que históricamente ha violentado, silenciado e invisibilizado nuestras realidades e historias y, precisamente por eso, el periodismo feminista es también una forma de lucha por la libertad de expresión.

Últimas noticias

LOS CINCO ARQUETIPOS

Carey Davidson Sello Urano312 páginas Desde las bases de la sabiduría tradicional china, Carey Davidsontraduce las cinco energías de la naturaleza...

EL PODER DE LA INDIGNACIÓN

Dálai Lama Sello UranoISBN: 9788417694265128 páginas Una pequeña obra inspiradora sobre cómo enfocar elsentimiento de la ira para combatir las injusticias. La...

DIBUJA Y RESPIRA

Tom Granger Sello UranoISBN: 9788417694043160 páginas El arte de la respiración, el mindfulness y la meditación. Respira conscientemente a través de una...

CÓMO CONTAR HISTORIAS

Silke Rose West y Joseph Sarosy Sello Urano ...

Más leídas

LOS CINCO ARQUETIPOS

Carey Davidson Sello Urano312 páginas Desde las bases de la sabiduría...

EL PODER DE LA INDIGNACIÓN

Dálai Lama Sello UranoISBN: 9788417694265128 páginas Una pequeña obra inspiradora sobre...
- Advertisement -spot_imgspot_img

También le podría gustarRelacionado
Recomendado para usted